Arrastrándome
27385594898_9d8c67f520_n.jpg
27806805418_511950eafd_m.jpg

41023660074_9289a6ecfc_n.jpg

Arrastrándome, dulce y necia cobardía.

Ocultándome en el más recóndito rincón donde la oscuridad no me alcance y donde la luz no me pueda iluminar,

¡Enciérrame!

Enciérrame bajo siete llaves en el caparazón más duro, del que sea imposible salir.

¡Aunque, ya escapé una vez!

Hazme ciega, muda y sorda, pero que no tenga que sufrir con el pesar que me rodea.

Miénteme y dime que hago bien, aunque cometa el más negro error.

Y entonces, cuando me tengas aislada ya de todo, átame de pies y manos y amordázame.

¡Arrójame a la ardiente pira de mis errores para que me consuma y pueda, por fin, descansar!

40955509174_8bb6ce697f_n.jpg

Envía un comentario



Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License